miércoles, 9 de enero de 2019

TELEFE NOTICIAS

"Los catadores": comen chocolates, prueban zapatillas y eligen los mejores asados



Ninguna marca los condiciona y tampoco se consideran especialistas, solo hacen lo que les gusta. Compartir Tweet Compartir

La Familia Di Benedetto tiene una gran manía por lo dulce, pasar por los kioscos y ver qué cosas nuevas pueden encontrar es una misión que realizan casi todas las semanas. Se inclinan por todo tipo de golosinas, chocolates y galletitas. Cada fin de semana uno de ellos decide cuál será la cata que harán, muchas veces eligen cinco marcas distintas del mismo chocolate y cada uno da una opinión. Es el momento de compartir en familia, de estar juntos y disfrutar de ese instante, de paso comiendo cosas ricas. Ninguna marca los condiciona y tampoco se consideran especialistas, solo hacen lo que les gusta. “Siempre hay algún amigo o alguien de la familia que nos avisa cuando hay cosas nuevas, algún lanzamiento”, y es ahí cuando el equipo de catadores se reúne y comienza la aventura. Ellos son @Kioskito.hunting.


 Horacio es sommelier de agua. “Siempre nos dijeron que el agua no tenía sabor, pero dependiendo de los minerales todas son distintas”. Algunas tienen mayor cantidad de sodio, al pasarlas por la boca este sabor salino se siente más que las que tienen menor cantidad. “No hay un agua mejor que otra, todo depende del gusto de cada persona”, dice. Dedicarse a catar aguas surgió después de hacer un curso de sommelier, un profesor se dio cuenta el gran interés que tenía y le propuso especializarse en esto. Desde aquel momento es jurado en distintos concursos dedicados a presentar nuevas aguas, de nuestro país y del mundo.


 Carolina Nistico se considera catadora de zapatillas, en su haber tiene más de 30 pares. Cada una de ellas tiene un uso especial, en primer lugar, según la actividad que va a realizar ese día, pero además es importante que combine con la ropa que se vaya a poner. De todos los colores, las formas, con zuelas de mayor o menor altura, con más o menos amortiguación. Además, cada vez que va por la calle mira los pies de las personas y se atreve a decirles si una zapatilla es chica o si no es adecuada para actividad que están realizando. “Cuando una zapatilla tarda en llegar al país, me agarra mucha ansiedad. He llegado a pedirle a gente que se va de viaje que me las traiga para probarlas”. Caro estudia sobre el tema, siempre está atenta a las nuevas tecnologías que surgen en el tema y a estudios que van realizando las universidades del mundo con respecto a esto. Ella es @CaroNistico.


 Son amigos, juegan al fútbol, al rugby y tiene una debilidad por los asados. Todas las semanas se juntaban para ir a alguna parrilla a probar carne, pero muchas veces se encontraban con la complicación de no encontrar nuevos lugares. Por eso un día decidieron que ellos podrían ser los catadores de parrillas que otra gente necesitaba. Desde aquel momento una vez por semana van a una parrilla nueva y dan un puntaje de la calidad de la carne, la atención y el precio. Llevan catadas 40 restaurantes y prometen seguir con más. Cada uno prefiere un punto de cocción distinto, algunos cortes más que otros, pero en lo que coinciden todos es que se come carne y achuras. Ellos son: @parrilleando.

Muchas gracias al noticiero de TELEFE por la entrevista 

viernes, 29 de junio de 2018

Desde mi balcon



Muchas gracias al programa radial Desde Mi Balcon de Radio NUEVOS AIRES FM en el 99.7 de la ciudad de La Plata, por la entrevista


viernes, 25 de mayo de 2018

Entrevista para el Canal AFP

En Machachi se realiza competición para catar las aguas más finas del mundo


Las mejores brotan de los glaciares o las montañas. Al igual que el vino, el agua se ha convertido en una marca de distinción en el mundo, y en Ecuador se buscan las más finas entre todas.
En un singular y prestigioso concurso, el International Fine Water Tasting Competition, se elegirán las mejores aguas, que al beberse no alteren el sabor de los alimentos, explican los organizadores.
Alrededor de 45 reconocidas marcas de agua embotellada de 23 países como Francia, Estados Unidos, Portugal, Chile, Perú y Colombia se disputan las medallas de oro, plata y bronce en siete categorías, la mayoría de acuerdo a la cantidad de minerales, que va desde súper bajo hasta alto.
"Lo que se busca al final de maridar un plato es quedar totalmente neutro, que nada se superponga, que el agua complemente al plato y que el plato se complemente con el agua", dijo a la AFP el chef ecuatoriano Juan Carlos Ordóñez.
"Es interesante ver cómo ciertas características del agua se van relacionando con distintos platos para llegar a un equilibrio entre sí", agregó el experto gastronómico tras una exigente cata que se desarrolló el martes en Machachi (Mejía, Pichincha) y de donde emana un agua mineral que triunfó el año pasado.
En botellas de varias y vistosas formas, aguas con sellos como Snasa (Noruega), Beloka (Australia), Veen (Finlandia) y Agua de las misiones Gourmet (Argentina) fueron degustadas por un jurado en la planta de la empresa multilatina de bebidas Tesalia en Machachi, cuya Güitig cosechó el oro en 2017 como la mejor agua naturalmente gasificada.
Mientras el precio local de 500 ml de la premiada Güitig es de 60 centavos de dólar, 750 ml de Veen puede cotizarse en 40 dólares en el mercado internacional, de acuerdo con sommeliers de agua.
Organizada por la Fine Water Society, los resultados y la premiación de la competencia de 2018 se darán este miércoles por la noche en Guayaquil tras hacerse en Guangzhou, China, en los dos últimos años y emigrar por primera vez a América.

"Un mundo nuevo"

"Presten atención a la boca cuando beban agua, al gusto del agua", dijo a la AFP el sommelier argentino Horacio Bustos, quien junto a Ordóñez y tres expertos de Italia, Estados Unidos y Alemania integra el jurado del considerado más importante concurso de aguas finas del planeta.
Agregó que como con el vino y otras bebidas, al catar el agua se toman en cuenta "los aspectos visual, olfativo, gustativo. Si el agua tiene brillo, mineralidad, alcalinidad".
"Si tiene un pH abajo de 7, es ácida el agua; si tiene arriba de 7, es alcalina. Eso es importante para entender qué tipo de características encontramos en la boca. Es difícil porque es sutil, pero sí se pueden identificar las propiedades", indicó Bustos, director del Círculo de Té Argentino Gyokuro.
"Hay clases de agua muy diferentes y lo que le estamos diciendo a la gente es: pongan atención al agua, el agua es un producto natural, debe provenir de una fuente real, no de una fábrica, y si lo haces, descubrirás un mundo nuevo", manifestó a la AFP Michael Mascha.
Este estadounidense, juez y uno de los fundadores de la Fine Water Society añadió que de esa forma "puedes integrar este mundo a un contexto epicúreo y combinar comida, vino y agua".
Pero su fuente de procedencia, ya sea glaciar o montañosa, también le da sus particularidades: "El origen da cualidades organolépticas de los productos", de acuerdo con María Isabel Parra, ejecutiva de Tesalia.
Y más aún, la calidad del agua mineral se refleja en la perfección de la forma de las burbujas que emanan producto de la carga de CO2 que posee. "Tienen que ser tipo champán", enfatizó. (I)

45 mar­cas de agua de 23 paí­ses com­pi­ten en Ecua­dor por ser la de me­jor sa­bor


Las me­jo­res bro­tan de los gla­cia­res o las mon­ta­ñas. Al igual que el vino, el agua se ha con­ver­ti­do en una mar­ca de dis­tin­ción en el mun­do, y en Ecua­dor se bus­can las más fi­nas en­tre to­das.
En un sin­gu­lar y pres­ti­gio­so con­cur­so, el In­ter­na­tio­nal Fine Wa­ter Tas­ting Com­pe­ti­tion, se ele­gi­rán las me­jo­res aguas, que al be­ber­se no al­te­ren el sa­bor de los ali­men­tos, ex­pli­can los or­ga­ni­za­do­res.
Al­re­de­dor de 45 re­co­no­ci­das mar­cas de agua em­bo­te­lla­da de 23 paí­ses como Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos, Por­tu­gal, Chi­le, Perú y Co­lom­bia se dispu­tan las me­da­llas de oro, pla­ta y bron­ce en sie­te ca­te­go­rías, la ma­yo­ría de acuer­do a la can­ti­dad de mi­ne­ra­les, que va des­de sú­per bajo has­ta alto.
“Lo que se bus­ca al fi­nal de ma­ri­dar un pla­to es que­dar to­tal­men­te neu­tro, que nada se su­per­pon­ga, que el agua com­ple­men­te al pla­to y que el pla­to se com­ple­men­te con el agua”, dijo a la AFP el chef ecua­to­riano Juan Car­los Or­dó­ñez.
“Es in­tere­san­te ver cómo cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas del agua se van re­la­cio­nan­do con dis­tin­tos pla­tos para lle­gar a un equi­li­brio en­tre sí”, agre­gó el ex­per­to gas­tro­nó­mi­co tras una exi­gen­te cata que se desa­rro­lló el mar­tes en Ma­cha­chi, en el cen­tro an­dino de Ecua­dor y de don­de ema­na un agua mi­ne­ral que triun­fó el año pa­sa­do.
En bo­te­llas de va­rias y vis­to­sas for­mas, aguas con se­llos como Sna­sa (No­rue­ga), Be­lo­ka (Aus­tra­lia), Veen (Fin­lan­dia) y Agua de las mi­sio­nes Gour­met (Ar­gen­ti­na) fue­ron de­gus­ta­das por un ju­ra­do en la plan­ta de la em­pre­sa mul­ti­la­ti­na de be­bi­das Te­sa­lia en Ma­cha­chi, cuya Güi­tig co­se­chó el oro en 2017 como la me­jor agua na­tu­ral­men­te ga­si­fi­ca­da.
Mien­tras el pre­cio lo­cal de 500 ml de la pre­mia­da Güi­tig es de 60 cen­ta­vos de dó­lar, 750 ml de Veen pue­de co­ti­zar­se en 40 dó­la­res en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, de acuer­do con som­me­liers de agua.
Or­ga­ni­za­da por la Fine Wa­ter So­ciety, los re­sul­ta­dos y la pre­mia­ción de la com­pe­ten­cia de 2018 se da­rán este miér­co­les por la no­che en el puer­to de Gua­ya­quil (su­r­oes­te) tras ha­cer­se en Guangz­hou, Chi­na, en los dos úl­ti­mos años y emi­grar por pri­me­ra vez a Amé­ri­ca.

“UN MUN­DO NUE­VO” –

“Pres­ten aten­ción a la boca cuan­do be­ban agua, al gus­to del agua”, dijo a la AFP el som­me­lier ar­gen­tino Ho­ra­cio Bus­tos, quien jun­to a Or­dó­ñez y tres ex­per­tos de Ita­lia, Es­ta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia in­te­gra el ju­ra­do del con­si­de­ra­do más im­por­tan­te con­cur­so de aguas fi­nas del pla­ne­ta.
Agre­gó que como con el vino y otras be­bi­das, al ca­tar el agua se to­man en cuen­ta “los as­pec­tos vi­sual, ol­fa­ti­vo, gus­ta­ti­vo. Si el agua tie­ne bri­llo, mi­ne­ra­li­dad, al­ca­li­ni­dad”.
“Si tie­ne un pH aba­jo de 7, es áci­da el agua; si tie­ne arri­ba de 7, es al­ca­li­na. Eso es im­por­tan­te para en­ten­der qué tipo de ca­rac­te­rís­ti­cas en­con­tra­mos en la boca. Es di­fí­cil por­que es su­til, pero sí se pue­den iden­ti­fi­car las pro­pie­da­des”, in­di­có Bus­tos, di­rec­tor del Círcu­lo de Té Ar­gen­tino Gyo­ku­ro.
“Hay cla­ses de agua muy di­fe­ren­tes y lo que le es­ta­mos di­cien­do a la gen­te es: pon­gan aten­ción al agua, el agua es un pro­duc­to na­tu­ral, debe pro­ve­nir de una fuen­te real, no de una fá­bri­ca, y si lo ha­ces, des­cu­bri­rás un mun­do nue­vo”, ma­ni­fes­tó a la AFP Mi­chael Mas­cha.
Este es­ta­dou­ni­den­se, juez y uno de los fun­da­do­res de la Fine Wa­ter So­ciety aña­dió que de esa for­ma “pue­des in­te­grar este mun­do a un con­tex­to epi­cú­reo y com­bi­nar co­mi­da, vino y agua”.
Pero su fuen­te de pro­ce­den­cia, ya sea gla­ciar o mon­ta­ño­sa, tam­bién le da sus par­ti­cu­la­ri­da­des: “El ori­gen da cua­li­da­des or­ga­no­lép­ti­cas de los pro­duc­tos”, de acuer­do con Ma­ría Isa­bel Pa­rra, eje­cu­ti­va de Te­sa­lia.
Y más aún, la ca­li­dad del agua mi­ne­ral se re­fle­ja en la per­fec­ción de la for­ma de las bur­bu­jas que ema­nan pro­duc­to de la car­ga de CO2 que po­see. “Tie­nen que ser tipo cham­pán”, en­fa­ti­zó.

En busca de la mejor agua del mundo


Al igual que el vino, la calidad del agua también difiere dependiendo de su fuente. En Ecuador, un singular concurso busca dar con la más fina del mundo.
El International Fine Water Tasting Competition tiene como objetivo dar con la más pura, aquella que al consumirse no altera el sabor de la comida, señalaron los organizadores.
Cerca de 45 marcas de países como Francia, Estados Unidos, Portugal, Chile, Perú y Colombia se disputan las preseas de oro, plata y bronce en siete categorías de acuerdo con la cantidad de minerales en su composición.

El jurado probó una variedad de vistosas botellas de sellos como Snasa (Noruega), Beloka (Australia), Veen (Finlandia) y Agua de las misiones Gourmet (Argentina) en la planta de la firma de bebidas Tesalia en Machachi, cuya Güitig se llevó la dorada en 2017 como la mejor agua natural con gas.
Esta última se puede adquirir a 60 centavos de dólar la presentación de 500 ml, mientras que una Veen de 750 ml equivale a $ 40 en el mercado internacional, según expertos en el tema.
La premiación se llevará  a cabo este año el miércoles por la noche en el puerto de Guayaquil, por primera vez en América, tras dos años en Guangzhou, China.

El sommelier argentino Horacio Bustos y miembro del jurado manifestó que al igual que el vino y otras bebidas, para catar el agua se consideran “los aspectos visual, olfativo, gustativo; si el agua tiene brillo, mineralidad, alcalinidad”.
“Si tiene un pH abajo de 7, es ácida el agua; si tiene arriba de 7, es alcalina. Eso es importante para entender qué tipo de características encontramos en la boca. Es difícil porque es sutil, pero sí se pueden identificar las propiedades”, acotó por su parte Bustos, director del Círculo de Té Argentino Gyokuro.

Las notas de este Blog están registradas en:

Dirección Nacional del Derecho de Autor- Registro Nº845076-819756